Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Una de las principales estancias en cualquier hogar es el dormitorio principal, y por ello la decoración que escojamos determinará el estilo del resto de la casa. Pese a que la principal función del dormitorio es que sea acogedor y cómodo y que se convierta en un oasis de paz en el cual podamos descansar, también podemos darle otros usos. Si tienes un dormitorio lo suficientemente espacioso, nada te impide añadirle algunos muebles extra para crear pequeños rincones funcionales.

El sillón suele ser una de las opciones más escogidas para colocar en el dormitorio cuando queremos un espacio extra de confort. Si te parece llamativa la idea, pero no tienes demasiado claro cómo estructurar tu dormitorio para colocar un sillón, a continuación queremos darte algunos consejos. Puedes inspirarte con las fotografías que te dejamos a continuación para encontrar la opción que mejor se ajuste a tu dormitorio y conseguir colocar un sillón en la habitación con estilo y funcionalidad. 

1 En un rincón para rellenar el espacio

Dependiendo de la construcción del dormitorio, en muchos casos, vamos a encontrarnos con que no queremos suficientes muebles para cubrir todas las esquinas o rincones. Aunque hay que saber que los espacios vacíos no siempre resultan un inconveniente, si no queremos dejar ninguna esquina sin usar podemos convertir este pequeño espacio en el lugar ideal para el sillón.

Como vemos en esta fotografía, aquí se ha utilizado esta pequeña esquina que se forma entre la puerta que da al balcón y la viga de la pared. En este caso, se ha escogido utilizar un sillón de un estilo muy clásico, ya que combina el tono madera y el verde, y que funciona a la perfección con el resto de la decoración de la estancia. Lo más importante a la hora de colocar un sillón en un dormitorio es integrarlo con el resto del mobiliario.

De esta forma, evitamos dejar un rincón vacío que le reste presencia a la habitación. Cabe destacar también la importancia de que valoremos siempre bien si con la colocación del sillón no vamos a entorpecer el paso. Aquí queda suficiente espacio como para que se pueda acceder con facilidad tanto a la puerta como al lado de la cama, pero como hemos dicho, no todos los rincones necesitan que los llenemos.

2 Sillones para crear espacio de lectura

Otra de las opciones más populares que podemos utilizar si queremos implementar un par de sillones en nuestro dormitorio es el que vemos en esta otra imagen. Aquí se ha optado por crear un pequeño rincón con dos sillas y una mesita auxiliar junto a la ventana al costado de la cama, ya que sobra suficiente espacio como para introducir estos elementos.

Lo que tenemos como resultado es un pequeño rincón de relajación que, sobre todo, puede resultar ideal para trabajar con el portátil o leer un libro antes de ir a la cama. Los rincones de lectura suelen ser bastante populares en los dormitorios grandes, puesto que nos permiten compartir estancia con nuestra pareja, incluso aunque cada uno de nosotros esté realizando tareas distintas.

Como puedes observar, en este caso, en lugar de utilizar sillones extremadamente voluminosos se ha optado por dos sillas más discretas. Este es otro aspecto que siempre tenemos que considerar, puesto que tenemos que estudiar bien el espacio para escoger los muebles adecuados. Aquí dos sillones grandes se habrían comido el rincón; sin embargo, estas dos sillas ayudan a llenarlo de la forma correcta.

3 Junto a la cama para ambientar

Otra alternativa puede ser la que mostramos aquí, donde va a ser la propia distribución del espacio de la habitación la que nos va a marcar dónde colocar el sillón en el dormitorio. En este caso, vemos que se ha decidido colocar la cama en la esquina con el techo abuhardillado junto a la ventana. De esta forma, tenemos un rincón muy acogedor al costado.

El espacio que sobra al otro lado puede ser entonces el adecuado para colocar este pequeño sillón con la mesita auxiliar. Teniendo suficiente luz de la ventana, pero no una luz directa que resulta excesiva, este rincón es ideal para sentarnos a descansar, a trabajar o a leer junto a la cama. El sillón, además, combina a la perfección con el resto de la decoración de la estancia, por lo que logramos una coordinación entre los estilos decorativos idónea que ayuda a que esta habitación tenga una total armonía.

Como puedes observar, existen numerosas ideas para poner un sillón en un dormitorio, solo hace falta que estudiemos bien el espacio y que escojamos los elementos adecuados para rellenarlo. Si estás buscando sillones reclinables o sofás relax para incluirlos en tu dormitorio, en https://sofacentervalencia.com/sillones-relax/ tienes un excelente catálogo con opciones muy diversas en el que podrás hallar tu sofá perfecto para el dormitorio. 

4 Enfrente de la cama para equilibrar el espacio

Si queremos crear una pequeña zona de estar adicional en nuestro dormitorio y tenemos una disposición más bien rectangular en nuestra habitación, esta es otra excelente idea. Lo principal para poder colocar el sillón enfrente de la cama es, como decimos, que exista el suficiente espacio entre cama y sillón para que quede un fino pasillo que nos permita el paso.

Esta idea de colocar el sillón enfrente de la cama además nos permite equilibrar muy bien el espacio, como vemos en la fotografía. Aquí se ha optado por escoger un sillón señorial en la misma tonalidad cromática que otros elementos de la estancia, por lo que vemos que el peso visual de todos los elementos que la componen ayuda a que el sillón se integre debidamente.

Tener este sillón en el dormitorio en esta colocación puede además ser muy útil para los momentos en la tarde cuando es demasiado pronto para tumbarnos en la cama, pero aun así buscamos el confort de nuestra estancia preferida. Aquí de nuevo también podemos aprovechar para trabajar, descansar, leer con confortabilidad. Podemos disfrutar de nuestra soledad tras un largo día o incluso encontrar un espacio en el que charlar en compañía.

5 Junto a la ventana para ver el jardín

Esta otra propuesta es algo más especial, ya que queremos mostrarte que no solo es posible utilizar sillones o sillas para crear ambientación en nuestro dormitorio, sino incluso también hamacas colgantes. Con un estilo muchísimo más juvenil, aquí tenemos otra excelente idea que puede ayudarnos a darle un toque muy personal y estiloso a nuestro dormitorio.

Como observamos, está hamaca colgante cumple una función similar a varias de las opciones que hemos mencionado a lo largo del artículo. Situada a los pies de la cama al lado de la ventana, este pequeño rincón que queda en la habitación es el sitio perfecto para descansar antes de ir a la cama.

En este caso, se ha utilizado este tipo de sillón colgante precisamente para evitar saturar en exceso el espacio. Al no estar a ras del suelo, este sillón parece más pequeño de lo que es y, por lo tanto, nos ayuda a que la estancia resulte más diáfana. La utilización del color blanco, además, también ayuda precisamente a que sea un mueble limpio, luminoso, que no resulte molesto y que no bloquee el paso.

6 Como mueble auxiliar al lado del armario 

Como última opción para finalizar está lista de ideas para colocar un salón en nuestro dormitorio, te traemos otra propuesta infalible. Aquí lo que se ha hecho es llevar este sillón junto a nuestro armario para crear un área muy funcional en el que poder arreglarnos y prepararnos para el día. Por ello, puede ser otra buena idea colocar un sillón al lado de una cómoda o de un tocador, ya que de esta forma estaremos fortaleciendo la idea de tener un vestidor funcional.

Como observamos en la fotografía, gracias al uso de la cómoda y el armario que encasillan el sofá con la mesita auxiliar, tenemos un sillón en el que poder preparar los conjuntos que vamos a utilizar durante el día, probarnos los zapatos o incluso maquillarnos a la luz de la ventana. Sin duda otra excelente idea que puede ayudarnos a crear un pequeño rincón en el dormitorio utilizando apenas dos o tres muebles extra.

Un truco para que este tipo de espacios funcionen es precisamente utilizar una alfombra, ya que como vemos, el pequeño cuadrado que forma el sillón con los armarios queda agrupado por el uso de esta alfombra. Por otro lado, si colocamos una alfombra en la cama, también tenemos este espacio diferenciado en el que podemos distinguir entre la zona para arreglarnos y la zona para dormir.