Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

El aire acondicionado es un servicio muy útil tanto en hogares como en oficinas u otros espacios. Nos ofrece la oportunidad de tener una climatización eficiente en los espacios interiores sin esfuerzo, programar la temperatura a la que queremos estar y encontrar ese punto en el que se hace agradable la estancia.

Con la llegada del verano incrementa el interés por hacer una instalación de este tipo, ya que las olas de calor pueden ser complicadas de llevar a la hora de estar en casa o concentrarse para trabajar. Si tú también estás pensado en poner uno de estos aparatos, debes saber que es una gran decisión.

Sin embargo, ¿has pensado realmente dónde lo vas a poner?, ¿sabes qué hay determinadas condiciones para ello? Muchos usuarios desconocen dónde pueden o no colocar estos sistemas. Si eres uno de ellos, en este artículo lo aprenderás todo y descubrirás si tu vivienda es apta para poner climatización.

La instalación de las unidades exteriores

El aire acondicionado tiene una unidad exterior y otra interior comúnmente. La parte externa va a dar a la calle y decidir dónde colocarla puede generar cierta controversia. La buena noticia, eso sí, es que si lo dejas es manos de técnicos expertos como TSCLIMA pueden asesorarte de una forma personalizada para salir de dudas. Es porque, lógicamente, no tendrás que colocarla tú personalmente.

La primera duda que asalta en este sentido es la posibilidad de ponerla en los balcones o las terrazas, ¿es algo viable?, ¿pueden protestar si lo hacemos? Lo cierto es que este no es un lugar indicado para poner esta parte de la instalación. Lo adecuado es colocarla en las cubiertas de los edificios para que no puedan perturbar la comodidad de los vecinos de los pisos que se encuentran más cercanos a tu vivienda.

Hay casos muy excepcionales en los que existe una azotea algo estratégica en la que no hay tránsito de vecinos y en ella se puede hacer una buena instalación. No obstante, como norma general, debes olvidar la idea de ponerlo en el balcón de tu residencia.

Dónde colocar las unidades interiores

Las unidades interiores parecen más fáciles de adecuar a simple vista. Sin embargo, te aconsejamos que tomes en cuenta estas claves importantes para decidir la ubicación de esta parte de tu aire acondicionado:

  • Buscar la parte más alta de la habitación para colocar esta unidad interior es la mejor estrategia, de esta forma, no va a molestar o dar directamente en las personas cuando estén por la sala.
  • Por el mismo motivo, también es interesante que no se ubiquen justo en las zonas en las que las personas permanecen sentadas, descansando o quietas, sino en lugares de tránsito.
  • Cuando hay muchos muebles o no se encuentra una ubicación adecuada en una estancia, una buena idea es poner la unidad sobre la puerta, un espacio que suele estar desaprovechado.
  • Resulta crucial para potenciar la eficiencia que la unidad interior del aire acondicionado esté bien centrada para climatizar las habitaciones de una manera uniforme.
  • En las casas en las que hay múltiples estancias y pasillos puede ser inabarcable el poner unidades en cada zona. Si hay que elegir, lo ideal es centrarse en las zonas principales que necesitan confort y en las que se descansa, como el salón y el dormitorio.

Lugares que evitar al instalar aire acondicionado

Para saber dónde colocar adecuadamente el aire acondicionado también es importante identificar lo que es una mala idea, es decir, todas esas zonas que conviene evitar a toda costa. Te mostramos todos los puntos que no son nada aconsejables:

Hacia las personas

Es algo que indicamos al hablar de las unidades interiores y que es importante resaltar. Lo hay nada tan molesto como recibir aire frío golpeando la cara de forma incesante en casa, aunque haga un calor insoportable.

En la cocina

Lo cierto es que nada te impide colocar un aparato de aire acondicionado en la cocina, pero no es algo que se recomiende en absoluto. En primer lugar, porque es una zona en la que se desprende cantidad de residuo, grasa y suciedad, algo que se puede colar en los filtros y estropear el aire acondicionado antes de tiempo. Por otro lado, está el extractor de humanos, algo que puede mover el aire sucio hasta el aparato y empeorar más la situación.

Los pasillos

Cuando no hay espacio suficiente en las habitaciones, hay usuarios que deciden instalar el aire en los pasillos. No es lo más recomendable, pero, si se hace, es importante al menos orientarlo a la entrada de las estancias para que no se reparta únicamente en loas zonas de paso en las que no vamos a estar.

Aire y calor

El termostato es el que va a indicar la temperatura y el que regulará el clima de forma automática en determinadas circunstancias. Si este se coloca junto a fuentes de calor (como radiadores o electrodomésticos) o bien corrientes de aire, muy cercanos a las ventanas, la precisión de la temperatura se puede perturbar por completo.

El permiso de la comunidad

La unidad exterior del aire acondicionado estará inevitablemente en una zona que es común a todos los propietarios, como es el caso de la cubierta del edificio. Para poner instalarlo sin tener problemas es imprescindible contar con la aprobación de la junta de propietarios, pues estos tienen la potestad incluso de prohibir su integración. Lo mejor es hablar con ellos amablemente y exponer la situación en una reunión, pues no tiene por qué haber problemas cuando hay armonía entre vecinos.